C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
.
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

11

Dic

2004

Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


SERGI AGUILAR. ESCULTOR
«En las esculturas urbanas predominan
las decisiones caprichosas»



Ángel Antonio Rodríguez


El taller que Sergi Aguilar ofrecerá en el CMAE de Avilés desde el próximo lunes reunirá dos de los aspectos más habituales de su trabajo: la escultura y las instalaciones en espacios públicos. El objetivo será que sus alumnos debatan diversas experiencias internacionales desarrolladas en ese ámbito, abordando aspectos formales y conceptuales.

Desde sus primeros trabajos, Sergi Aguilar ha utilizado mármol y acero, incorporando posteriormente madera y aluminio. El aspecto constructivo, la acotación y la movilidad del objeto en su entorno son el eje de sus volúmenes. Al tiempo, suele realizar dibujos y ‘collages’, alternando fotocopias e imágenes manipuladas.

Ha expuesto en Europa, Estados Unidos, Japón y Latinoamérica, siendo durante cinco años Presidente de la Associació d’Artistes Visuals de Catalunya. Sus dos últimas exposiciones se celebraron este año en el Monasterio de Silos y en el Palacio de los Duques de Soria.

Este primer taller que impartirá en Asturias ha despertado bastante expectación. ¿Cuáles son sus principales contenidos?
–Básicamente, partiremos de imágenes para debatir diferentes maneras de entender e intervenir en el espacio público. El objetivo principal es, por tanto, que los asistentes tengan un conocimiento bastante completo de las diferentes formas de actuar en un lugar público. Es posible, incluso, que desarrollemos conjuntamente algún anteproyecto, a partir de temas específicos.

¿La instalación de esculturas en los espacios urbanos ha mejorado en este país, o se siguen tomando decisiones muy caprichosas?
–En relación con la instalación de esculturas urbanas siguen predominando las decisiones caprichosas o aleatorias. De todas formas, ya se pueden observar proyectos de interés, en la medida que están propuestos por expertos que son conscientes de que no se trata de poner cualquier objeto, sino que el espacio urbano debe asumirse bajo otros parámetros como el contexto del lugar.

¿Hay un problema de entendimiento y formación entre políticos y artistas?
–Los hay porque los puntos de partido son diferentes. Mientras los políticos solo piensan en lo ornamental y el evento socio-político, los artistas van más allá, planteando temas de interrelación con el usuario. O sea, con el público.

En el panorama español, ¿qué ciudades están funcionando mejor en estos ámbitos?
–Yo creo que el panorama español está en continuo cambio. Mientras se continúa actuando de una forma que yo denomino o entiendo ‘sinsentido’, hay ciudades que practican interesantes experiencias, y funcionan muy bien. Por ejemplo, Barcelona. En 1983 se inició una reforma de los barrios periféricos, que conllevaba la ubicación de uno o más objetos comentados y analizados por los responsables del ayuntamiento y los arquitectos. El proyecto llevado a cabo en Barcelona, con el paso del tiempo, podemos valorarlo como notable.

Habrá más ejemplos…
–Otro ejemplo puede ser el del parque del Prado de Vitoria, en el que, con una propuesta del ayuntamiento y su equipo de trabajo, se solicitó a los artistas implicados que contemplasen aspectos esenciales durante su participación. Así, se debatió el uso de dicho espacio por parte de los ciudadanos, incluyendo aspectos históricos y ecológicos.

¿Se entiende, pues, que la joven escultura española está viva?
–La joven escultura está preparada para actuar en este ámbito. Las nuevas generaciones han entendido que el espacio público es un lugar de comunicación y no solamente un lugar de ubicación. Otra cosa es la posibilidad de hacer viables los proyectos. En la mayoría de los casos son actuaciones puntuales. Pero, en muchas ocasiones, se plantean bien los términos, porque la instalación pública no tiene que ser permanente.

Entre los artistas prima el individualismo, a pesar de que muchas iniciativas abogan por la colectividad y el esfuerzo común...
–Es evidente que vivimos un momento de individualidades, pero, por ejemplo, la Unión de Asociaciones de Artistas está planteando necesidades de interés general. Sólo así conseguiremos avanzar en asuntos básicos, que consideramos fundamentales para el bien colectivo.

¿Cuáles son, pues, los principales problemas que afronta la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales?
–Desde la Unión trabajamos simultáneamente en varios frentes. Estamos intentando que se aplique el 1% de las obras públicas al arte. Para que eso funcione, es preciso crear unos comités de expertos y profesionales, que serían quienes escogerían y decidirían el lugar o los artistas implicados a la hora de desarrollar un trabajo artístico para el espacio público.

 

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD