C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
.
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

14

Dic

2004


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


Javier Ávila inunda las calles de propuestas de arte
El creador abre las Jornadas Temáticas 'Arte, público y espacios públicos'
con una acción que llevó a sus 40 participantes a colocar sus ideas
en los limpiaparabrisas de varios coches



P. M.


Con las jornadas teóricas ya está toda la columna vertebral de AlNorte en marcha. El encargado de abrir este telón, que no siempre se mantiene en los márgenes de la teoría, fue el creador asturiano y habitual comisario de exposiciones Javier Ávila. Su conferencia, titulada 'Leer la ciudad entre líneas', acabó con sus cuarenta participantes -por cierto, no todos asturianos- en la calle, realizando una intervención en la que cada uno propuso, preguntó o advirtió cuestiones relativas al presente, pasado y futuro del arte en las ciudades.

Ávila, además de llevar a sus 'alumnos' a recorrer la urbe con sus ofertas y demandas, hizo un paseo hipotético por los problemas «más habituales y comunes a todas las ciudades», como la «vivienda, el desempleo y el enfrentamiento entre zonas industriales y zonas habitables». El suyo fue un taller recibido en gran parte por universitarios (la Universidad de Oviedo participa muy activamente este año), que no olvidó ninguno de los recovecos ciudadanos, pero que se centró, sobre todo, en la necesidad de ser ocupada por el arte público. Concepto éste entendido en términos de espacio (público) y de personas. Es decir, el arte tiene que estar en lugares compartidos y debe «de llegar a ser entendido por todos. Poco a poco, la gente se dará cuenta del significado que tienen las cosas», dice el creador y ayer conferenciante.

Sobre esta premisa espacio-personal, Ávila invitó a los participantes en su conferencia-taller a rellenar con rotuladores una especie de octavillas sin impreso de propaganda alguno, ni más combinación métrica que la que ellos quisieran volcar. Una vez escritos los papeles, una segunda invitación: Ponerlos en circulación.

Los parabrisas de los vehículos aparcados en las inmediaciones del Centro de Cultura Antiguo Instituto, de Gijón, fueron el objetivo. No todos los participantes, pero sí una mayoría, respondió a la propuesta y dejó las propias en cristales ajenos. Al final, en los parabrisas, más preguntas y reflexiones que proposiciones. «¿Alguien cree que una vaca de bronce es arte? ¿Por qué no la colocan en el monte?», rezaba una. «Con las farolas de la Constitución ya no hace falta tocar las 1.500 (en referencia a las viviendas de Pumarín), ya nadie las ve», sentenciaba otra.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD