C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
.
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

15

Dic

2004


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


La ciudad al descubierto
La historiadora Carmen Sanz recorrió Cimadevilla, la playa de Poniente
y el muelle para estudiar la evolución del paisaje urbano gijonés



David Vega

Fue un paseo distinto. Un agradable recorrido a pie por el casco viejo de Cimadevilla, el puerto deportivo, y el paseo de Poniente, con el sol otoñal en la cara, pero con un enfoque diferente, no cotidiano. Una visita guiada, que no por conocida fue menos entretenida . Todos, gijoneses y no, disfrutaron de lo que vieron y vivieron.

«Observamos las distintas zonas de la ciudad bajo un punto de vista artístico, para descubrir la transformación del paisaje urbano, con el paso de los años», aseguraba Carmen Sanz, geógrafa e historiadora del arte y guía de la visita. Esa fue la propuesta de ayer del taller de Al Norte titulado ‘Nuevos Paisajes Urbanos’. La especialista, acompañada por sus alumnos, partía del Centro de Cultura Antiguo Instituto para contemplar detenidamente las distintas zonas de la ciudad. «Gijón sufrió un cambio radical a partir de los años 90, a raíz de la reconversión industrial, recuperando espacios marítimos como la playa de Poniente o la del Arbeyal», aseguraba Sanz, bajo la atenta mirada de los veinte alumnos de la expedición. La historiadora, mientras paseaba, iba señalando las diferentes casas que pueblan la fachada de la antigua Gigia: «El cambio de los edificios de un uso industrial a uno residencial o cultural ha transformado totalmente la fisionomía de la ciudad».

El Museo del Ferrocarril o el Centro Documental Muralla Romana, que visitaron los miembros del taller, son algunos de sus ejemplos. «La arquitectura no es sólo construir, también es arte. Lo que pasa es que muchos arquitectos no firman su obra. Son anónimos y desconocidos para el público, no como como los escultores o los pintores», lamenta Carmen Sanz. «Pese a ser de aquí, no conocía sus nombres», apuntaba Eva Díaz, una de las participantes en el taller. Ella está enamorada del espectacular edificio Muralla Romana. Ahora sabe que su autor se llama Fernando Nanclares.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD