C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
.
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

18

Dic

2004


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


Villanueva clama por la intervención del ciudadano
en la elección del arte público
La creadora cerró los talleres de AlNorte con una jornada
sobre 'Espacios fértiles entre el asfalto'



Paché Merayo


Susana Villanueva puso ayer punto y final a los talleres de 'Arte y sociedad' con una disertación teórica sobre lo que considera la mejor manera de vincular el arte con el público y los espacios de la ciudad. En su lección, además de sumar su voz a lo dicho todos estos días, sobre la necesidad de entablar un diálogo del elemento creado con el lugar, su historia y sus expectativas de futuro, incidió esta joven artista en la necesidad de «hacer al ciudadano partícipe de las elecciones».

«Da la sensación», añade, «de que quienes eligen qué artista o qué escultura debe ser levantada en la ciudad se olvidan de quiénes somos los que ponemos el dinero para costear sus proyectos».

Según ella, «hay que evitar la iras radicales de la gente», a no ser que se esté muy seguro, como en el caso de 'El elogio del horizonte', de Chillida, de que esa ira va a quedar aplacada por una aceptación general. «Por una elección que sale bien», dijo en relación con la mencionada escultura del cerro de Santa Catalina, «hay muchas que salen mal. Y hablamos de una cantidad muy importante de millones para tanto riesgo», insistió.

Escultura desaparecida

Además de hacer hincapié en este punto, Villanueva abrió entre los asistentes a su taller un debate a partir de un hecho real, que ilustró con experiencias propias. Años atrás, la creadora asturiana ganó un concurso, para poner en marcha un proyecto que llamó 'Líneas para una ciudad'. Primero se expuso en la sala Espacio Astragal y luego se levantó en el barrio de La Calzada.

Su obra tenía en la jardinería herramientas y lenguaje. «Gustó tanto a los vecinos del barrio que solicitaron hacerse cargo de ella y mantenerla», recordó. Pero la hierba creció a su alrededor y la obra desapareció sin que nadie volviera a interesarse por ella.

Susana Villanueva nunca reclamó su presencia en los jardines de La Calzada, pero ayer convirtió «esa dejadez» en argumento de peso para demostrar que las instituciones públicas no tienen en cuenta la querencia ciudadana en cuestiones de arte.

«A veces, parece que quienes toman las decisiones creen estar amueblando el salón de su casa. De una manera u otra, hay que acercarse al ciudadano para que éste participe del repertorio abierto de lugares físicos y urbanos que entiendo sensible de comunicar a través del arte»,concluyó

 

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD