C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

07

Dic.

2005


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


RICARDO MOJARDÍN. ARTISTA
«La obra gráfica en Asturias está
en el mejor momento de su historia»
‘Técnicas inéditas sobre planchas elásticas’ es el nombre del taller que dirigirá
en la Escuela de Arte de Oviedo, dentro de las actividades de AlNorte’05‘



- Nace en Boal en 1956.
-Es pintor e imparte clases en la Escuela de Arte de Oviedo.
-Ha expuesto en las principales galerías asturianas y participado también en varias ferias internacionales, como Arco
- Dirigirá un taller abierto a artistas entre el 13 y el 15 de diciembre, en la Escuela de Arte de Oviedo.


La IV Semana Nacional de Arte Contemporáneo AlNorte’05 de EL COMERCIO desembarca por primera vez en Oviedo y lo hace en su Escuela de Arte. Allí, entre los días 13 y 15 diciembre, el pintor Ricardo Mojardín (Boal, 1956) dirigirá su taller, ‘Técnicas inéditas sobre planchas elásticas’.

La trayectoria de Ricardo Mojardín es sobradamente conocida, sobre todo en Asturias, donde ha expuesto asiduamente desde los años ochenta en distintas galerías. Además, ha participado en varias ferias internacionales de arte contemporáneo, incluida Arco. Profesor de grabado en la Escuela de Oviedo desde 1987, ha profundizado notablemente en este ámbito, con distinciones tan prestigiosas como el Premio Nacional de Grabado de 1998.

–La próxima semana se abre en Oviedo el taller ‘Técnicas inéditas con planchas elásticas’. Véndalo.
–Este taller se basa en las investigaciones personales sobre materiales y técnicas alternativas de grabado que inicié en 1991 y que en 1993 fueron objeto de una Mención de Honor en los Premios de Investigación sobre Técnicas de Estampación que otorga la Fundación Miró de Palma de Mallorca. En líneas generales, se trata de aplicar procesos de entintado y estampación distintos a los habituales, explorando las cualidades de algunos materiales blandos, flexibles o elásticos, utilizados como matrices directas o bien interpuestos entre otras planchas, trabajadas de modo convencional, y el soporte final de la imagen.

–¿Qué espera de sus alumnos?

–Estoy seguro de que aplicarán estos heterodoxos recursos con imaginación para ampliar sus propias posibilidades expresivas.

–¿Y cuáles son las posibilidades expresivas de Asturias? ¿Cómo ve la situación actual de la obra gráfica en la región?
–Posiblemente, en el mejor momento de su historia. Pero, desgraciadamente, no podemos ser optimistas porque algunas de las actividades y acontecimientos que contribuyeron a que Asturias esté, en muchos aspectos, en un primer plano del arte gráfico nacional, en estos momentos corren peligro de desaparecer.

–¿Por ejemplo?

–Pues me refiero a cosas como la Trienal de Arte Gráfico que organiza Cajastur, a las Jornadas de Grabado y Edición de Arte, al Premio Nacional de Litografía de Gijón o a las exposiciones de obra gráfica de artistas asturianos itinerantes por España y el extranjero. Las instituciones públicas no suelen mostrar mucho entusiasmo por apoyar estos eventos y el futuro no es muy alentador. Sería imperdonable tirar por la borda quince años de arduo trabajo creativo y divulgativo.

–¿Y los medios de que disponemos para la formación artística? ¿Cuáles son sus carencias y virtudes más evidentes?
–En Asturias se sigue sintiendo la carencia de una Facultad de Bellas Artes, tantas veces prometida en programas electorales y posteriormente olvidada.

–¿La Escuela de Arte de Oviedo también vive malos momentos?
–La Escuela de Arte de Oviedo sufre las consecuencias de una desafortunada decisión política del Gobierno del Principado, que le está impidiendo, al menos hasta el momento, desarrollar todo su potencial humano y material. El ‘corsé’ que suponen el nivel y la titulación de los ciclos que aquí se imparten aprieta y puede llegar a ahogar, si no se rompe pronto.

–En su larga trayectoria se ha dedicado con intensidad a la pintura y la obra gráfica, en relaciones especialmente intensas con la figuración durante la última década. Pero en las obras también laten ritmos conceptuales, aunque no tan evidentes como en los primeros años...
–Tras esa apariencia formal más realista, incluso clásica, los aspectos conceptuales siguen siendo muy importantes para mí y están presentes, tal vez de una forma más velada, para permitir esa lectura múltiple y abierta que quiero mantener en mi obra.

–¿Qué movimientos pictóricos, literarios, musicales o filosóficos tienen más sentido en sus trabajo?
–Creo que de casi todos he extraído enseñanzas o conclusiones en un momento u otro, pero más recurrentemente he sintonizado con el romanticismo y su fascinación por lo sublime de la naturaleza y, sobre todo, aunque suene algo contradictorio, con el dadaísmo, seguramente por su capacidad para tejer simbiosis sorprendentes con una descarada libertad.

–¿Y referencias directas, nombres de artistas que le han precedido?
–Más indirectas que directas, pero tendría que citar docenas de artistas de todos los tiempos, desde los paleolíticos a Bill Viola. Soy un deudor múltiple.

–¿Considera que la didáctica y las relaciones formativas del artista y el alumno son siempre positivas? ¿No corren también el peligro de caer en lo mimético?
–El riesgo de mimesis es evidente. Basta observar que hasta en las instalaciones y ‘performances’ hay obras de lectura académica y repetitiva. Pero la vacuna está en la personalidad del alumno para desarrollar sus capacidades sin suplantar sus inquietudes por las de sus maestros.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD