C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

11

Dic.

2005


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


Guía para la cuarta generación AlNorte
Las cinco exposiciones inauguradas en Gijón, Oviedo y
Avilés buscan la calidad, la reflexión y la multidisciplinaridad




La IV Semana Nacional de Arte Contemporáneo de Asturias AlNorte’05 inició ayer sus actividades con la inauguración de las cinco exposiciones de los artistas becados en esta edición. El lunes, las exposiciones continuarán abiertas, pero, además, coincidirán con la apertura de la amplia programación de cursos, talleres, seminarios y certámenes paralelos.
Por ello, se hace interesante analizar, a modo de guía introductoria del circuito itinerante, las propuestas de las exposiciones ‘El día antes de ayer’, de Pedro Fano; ‘Luz interior’, de Pablo Armesto; ‘Identidad/no identidad’, de Tatiana Martins; ‘Mummy knows everything’, de Guillermo Mora, y ‘Habitación 211’, de Pablo Iglesias.


El paso del tiempo y las calidades son las herramientas empleadas por Pedro Fano en la galería Dasto (Oviedo). Se trata de una serie de 28 dibujos («28 años, 28 dibujos», subraya) que parten de la familia como motivo para apostar por las formas breves, las líneas verticales y la ‘deconstrucción’ de las imágenes, de ascendencias figurativas. «Intento expresar la vigencia de un tiempo ya pasado mediante una serie de dibujos cuya base argumental es la familia, la mía propia», comenta. «La técnica está abierta a múltiples interpretaciones formales y contextuales». Sin alardes teóricos, sus obras hablan de una esencialidad bien entendida, que merece la pena analizar.

La valoración del espacio interior, tanto físico como personal, es la base de la instalación de fibra óptica que presenta Pablo Armesto en la galería Espacio Líquido (Gijón). Así, la luz es el elemento fundamental de su proyecto, envolviendo y alimentando el espacio habitado para hablarnos de los ciclos del tiempo y trasladarnos a nuevas dimensiones. En los límites del arte óptico y el posminimalismo formal, este artista apuesta por la expresividad y la reflexión espiritual, sin desdeñar la sutilidad estética.

El proyecto de Tatiana Martins en el Palacio de Valdecarzana (Avilés) se plantea desde la rigurosidad documental y el ejercicio plástico, partiendo de la materialidad del cuerpo para registrar y tomar visible el paisaje humano con fotografías en blanco y negro impresas en almohadas seriadas y dispuestas en el suelo. Un vídeo completa esta peculiar instalación, con imágenes en color que harán reflexionar al espectador acerca de los cruces de caminos entre el alma y el pensar.

 

 

 

 

Cuentos de hadas
En la galería Cornión (Gijón) Guillermo Mora dirige su objetivo fotográfico a un loable empeño, basado en la crítica al conservadurismo que la sociedad intenta imponer a la figura del niño. Para ello, toma como base la literatura infantil tradicional. A través de fotografías, objetos e impresiones de vinilo analiza la doble moral del ser humano y los valores educativos que la sociedad suele volcar sobre la iconografía infantil, tratando de invertir los roles mediante la descontextualización y reinterpretación de los medios empleados. La creación de este proyecto plástico retoma los cuentos de hadas para devolverles su sentido original, defendiendo la simbología que esconde el mundo infantil. La instalación se compone de fotografías, vinilos y una capa que simboliza la desaparición del mito de Caperucita. Un inteligente planteamiento para estudiar el mundo infantil desde el punto de vista conceptual, simbólico y estético.

Pablo Iglesias, en el Museo Barjola (Gijón), propone un viaje al lado oscuro del ser humano para mostrar los aspectos más detestables de la ‘psique’, en un ejercicio de divulgación de la propia desconfianza. Su instalación se vale de un pasillo hexagonal donde el espectador camina y contempla cinco monitores y una videocreación que, a modo de ‘cuadros en movimiento’, recrea metáforas visuales mediante personajes clónicos. La instalación pretende dar a conocer una realidad oculta que habita la mente de cada uno de nosotros. Se trata de que el público se cuestione ideas preconcebidas de la enfermedad y el misterio que le rodea.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD