C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

13

Dic.

2005


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


MARTA CURESES. PROFESORA DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO
«En la creación actual la música
es significativa aunque enigmática»
Titular del Departamento de Arte y Musicología, ofrecerá
hoy en Gijón la conferencia ‘Acción e imagen en la escena
musical contemporánea’, dentro del ciclo ‘Hibridaciones’





La escena musical contemporánea es una de las protagonistas de la IV Semana Nacional de Arte Contemporáneo AlNorte’05, que hoy continúa el ciclo de talleres y conferencias iniciado ayer en el Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón. En esta ocasión, de la mano de la especialista en musicología y titular de la Universidad de Oviedo Marta Cureses, cuya ponencia se centrará esta tarde en la ‘Acción e imagen en la escena musical contemporánea.

Uno de los propósitos del seminario de AlNorte’05 es debatir las relaciones entre las artes plásticas y otras disciplinas, como la música. ¿Cuáles son sus principales relaciones, especialmente en el ámbito contemporáneo?
–En el ámbito de la creación artística contemporánea la música es un episodio significativo aunque enigmático, por puro desconocimiento, que merece una reflexión detenida. Se conoce, al menos de manera general, lo que sucede en el ámbito actual de las manifestaciones plásticas y literarias, pero en menor medida se sabe lo que sucede en torno a la creación sonora contemporánea, que tantas veces ha preludiado conceptos que en otras artes han tardado años en manifestarse de manera explícita. La acción en el ámbito sonoro ha sido un detonante de conceptos que luego se han ido desenvolviendo poco a poco en relación con la pintura, literatura, arquitectura y otras manifestaciones posibles con cierta tranquilidad. Por otro lado, la acción, ‘performances’ y otras manifestaciones relacionadas directamente con la música están presentes en la historia desde hace más tiempo del que se admite de manera generalizada.

–¿Hay suficientes estudios sobre el tema?
–Se ha estudiado algo sobre su desarrollo en España a partir de los años sesenta, especialmente en relación al grupo Zaj. Sin embargo se ha trabajado poco sobre sus relaciones directas con el movimiento Fluxus, que existen, y de las que ha quedado constancia escrita. En cuanto a la imagen, es otro ámbito de trabajo muy amplio; su vertiente más actual y conocida es la que relaciona este concepto con las nuevas tecnologías escenográficas, pero existen otros muchos aspectos.

Entonces, las relaciones entre música, acción artística y estética han existido siempre...
–Es evidente, claro. Esas relaciones fundamentan la misma existencia de las manifestaciones experimentales ya desde los años cuarenta en América, Europa y luego en España. Llega un momento en el que, afortunadamente, las fronteras dejan de existir. Todo tiene un lugar cuando el contenido vale la pena. Todo cuanto se ha publicado en relación a ese momento histórico debe considerar la presencia española, siquiera testimonial, porque allí estaban esas manifestaciones. Las cuestiones estéticas son algo inherente a esas relaciones entre música y acción y, en muchos casos, se resuelven de manera conflictiva en la medida en que la obra se ofrece a un público amplio y no siempre dispuesto o informado para hacer el esfuerzo conceptual necesario.

–En este sentido, ¿diríamos que la creación actual ignora la tradición o la contempla?
–La creación actual nunca ignora lo tradicional, incluso aunque se dé el caso de que prescinda de esa forma de expresión, más que tradicional, histórica. A lo largo de la historia han existido esas relaciones entre la música y las artes plásticas, pero no cabe duda que desde los últimos años del siglo XIX se han acentuado muchísimo y ya en las primeras décadas del XX han tomado nuevos derroteros. Se me ocurre, por ejemplo, la colaboración de Picasso con Erik Satie, ya en 1917, para los decorados de Parade; pero también Matisse, Picabia, Man Ray y tantos nombres importantes de la pintura, fotografía... han establecido una relación directa con los compositores. Hoy en día las colaboraciones de artistas en creaciones multidisciplinares son algo totalmente normal y habitual.

–¿Qué ejemplos podría aportar de este panorama más actual?
–En Europa y América hay nombres conocidos que producen obras escénicas aptas para un público muy amplio, como puedan ser Philip Glass, Robert Wilson o Peter Mussbach. En España no existen ‘movimientos’ en sentido estricto, sino más bien tendencias y nombres que sobresalen en el mundo de la escena musical tanto en el sentido más tradicional (el gran género vocal que es la ópera) como en creaciones que van de lo experimental a los grandes espectáculos que trascienden la sala de concierto.

–¿Y hay medios para eso en España?
–Como decía antes, las fronteras ya se han diluido en lo que se refiere al planteamiento general de este tipo de creaciones y el tipo de artista que las concibe. En cuanto a medios, como todo el mundo sabe, en España se han creado en los últimos años muchísimos espacios para el arte contemporáneo, y en casi todos ellos la música tiene un lugar específico. No sé si son suficientes, pero estamos mucho mejor que hace relativamente poco y el nivel de recursos técnicos se ha incrementado de forma más que notable.

 

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD