C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

10

Dic

2006

Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio

«La vida del artista se basa en encontrar nuestra verdad»
El pintor Bernardo Sanjurjo comienza mañana su taller de artistas en la Escuela de Arte de Oviedo, titulado ‘Procesos serigráficos’



CONSULTA EL PROGRAMA

Ángel Antonio Rodríguez

Uno de los talleres más esperados de la V Semana Nacional de Arte Contemporáneo AlNorte’06 es el dirigido por el pintor Bernardo Sanjurjo (Barres, Castropol, 1940) en la Escuela de Arte de Oviedo. Con el título ‘Procesos serigráficos’, se desarrollará en la Escuela de Arte de Oviedo desde mañana hasta el miércoles, en horarios de tarde. Las plazas han sido cubiertas por artistas asturianos que escucharán al maestro hablar de los misterios que unen la pintura con la serigrafía.

La trayectoria de Sanjurjo es sobradamente conocida, con exposiciones constantes desde finales de los sesenta en el circuito español y en las ferias internacionales. Fue profesor y director de la Escuela de Arte de Oviedo durante varios años y siempre ha tenido una pasión especial por la experimentación de las técnicas serigráficas, que ya había abordado en profundidad en su tesis doctoral, tras finalizar los estudios de Bellas Artes.
Hace tres años, en una de sus últimas exposiciones, Sanjurjo presentó en la galería gijonesa Espacio Líquido varias pinturas realizadas entre 2002 y 2003 y diez serigrafías que ilustraban el libro ‘Más allá de la sombra’, estampadas junto a otros tantos poemas del escritor asturiano Antonio Gamoneda, íntimo amigo del pintor y flamante Premio Cervantes 2006.

Amigo del azar controlado y las reflexiones constantes, Sanjurjo se proyecta a sí mismo dentro de estas texturas aterciopeladas que denotan, una vez más, su obsesiva búsqueda de calidades, fruto de la rigurosidad de alguien que ama y vive la pintura como medio y fin supremo de cada esfuerzo. El proceso mecánico que conlleva toda obra gráfica no se percibe en sus frecuentes serigrafías, que parecen sangrar pigmentaciones, permitiéndonos analizar la tensión entre las formas, la potencialidad, la meditación y la gestualidad más pura.

–Mañana se abre en Oviedo el taller ‘Procesos serigráficos’. ¿Qué espera de los alumnos participantes?
–Me gustaría que entendiesen la serigrafía como yo la entiendo, más allá de su carácter técnico. Siempre he creído que la obra gráfica tiene que permitir al pintor traducir su propia pintura. Sobre todo, hablaremos largo y tendido sobre cómo debe abordarse la creación artística, en cualquiera de sus técnicas. No obstante, también trataremos de plantear algunos ejercicios prácticos.

–¿Qué es la técnica?
–La técnica es simplemente un estímulo, un camino. Pero no me interesa la ‘cocina’, sino los contenidos que el artista halla durante ese camino. En el ámbito de la gráfica, especialmente en la serigrafía, siempre ha existido cierto ‘divorcio’ entre la obra personal y la estampación, quizás porque el proceso suele realizarse mediante procedimientos demasiado mecánicos, de la mano de grandes especialistas que, sin embargo, nunca funcionan como el propio pintor. Por eso yo procuro controlar todo el proceso de estampación, de principio a fin. Creo que eso proporciona muchos estímulos que de otro modo se escaparían.

–¿Cree que la serigrafía es una técnica devaluada?
–Sí, precisamente por eso. Pero la devaluación de la serigrafía es consecuencia del desconocimiento. Si tú asumes el proceso y te involucras plenamente en él, seguro que el esfuerzo y el resultado merecen la pena. En ese sentido, la serigrafía puede ser un complemento perfecto para la pintura. Requiere su misma concentración, precisión e intención.

–Parece apasionante...
–Lo es. De hecho, llevo décadas estampando dos o tres obras al año que me sugieren muchas emociones. En mi trayectoria he realizado más de 140 trabajos serigráficos, carpetas y bocetos que han ido creciendo al tiempo que mi obra pictórica. Tengo en mente organizar una exposición que equilibre la parte estética y la didáctica, mostrando la evolución de cada tirada, que permita analizar el proceso completo.

–¿Le ilusiona volver con este taller de AlNorte’06 a la Escuela de Arte de Oviedo, donde ejerció como profesor y director durante años?
–Me hace mucha ilusión, pero ciertamente nunca he dejado de pasar por la Escuela, que forma parte de mi vida y de mi obra. Allí me encuentro como en mi casa.

–Una de sus últimas carpetas, compuesta por diez serigrafías, se acompañaba de diez poemas de Antonio Gamoneda. ¿Cómo surgió esa colaboración?
–Antonio es un buen amigo mío, una gran persona, admirable. Le conozco desde hace muchos años, cuando él coordinaba en León la Sala Provincia, dependiente de la Diputación. Organizó una exposición en la que estábamos Muntadas, Raventós y yo. Me apoyó mucho en mis inicios. Estamos muy unidos.

–¿El arte y los artistas verdaderos responden a una actitud ética?
–La vida del artista se basa en encontrar nuestra verdad. La honestidad es fundamental. Yo procuro volver a empezar cada temporada, reflexionar y no ‘fabricar’ mis obras; escapar de la mímesis y del aburrimiento. Cada artista opta por un mundo, por ‘su’ mundo, porque es preciso creer en algo. Saber lo que quieres es una auténtica fortuna, pero no es fácil. Requiere toda una vida.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD