C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

12

Dic

2006

Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio

Pepa Pardo cuenta cómo es su «Gijón sin gafas»



CONSULTA EL PROGRAMA

L. A. R.




Tan impulsiva resulta Pepa Pardo que aborrece el mero hecho de ponerse las gafas para remirar un espectáculo que en determinado momento capta su atención. Hasta tal punto que esa mezcla de nervio y también de confesada «vagancia» la llevó a quitarse de encima sus cristales graduados y empezar a dibujar sin ellos. «Así, con las limitaciones de la presbicia, hice mi último trabajo». El resultado es ‘Gijón sin gafas’, un libro en el que se ha permitido «actuar sin complejos porque me di cuenta de que en definitiva ahí estaba la esencia del dibujo». Los trazos infantiles de la obra de esta dominicana afincada en España cobran aún mayor singularidad, porque pinta sobre filtros de café.

La experiencia de ese rapto espontáneo de la realidad visual la narrará la propia artista esta tarde, a las seis en el Centro de Cultura Antigo Instituto, en una conferencia que precede al libro, de ediciones Trea. «Posiblemente la publicación salga a la calle en febrero. Yo lo definiría como un cuaderno de artista en el que reflejo tanto mi vocación de escribir como la codicia que siento hacia lo que veo».

El cuaderno se centra en la ciudad de Gijón, sus rincones y las siluetas de sus gentes. El proceso creativo de Pepa Pardo es contínuo porque cada nueva idea puede surgir en cualquier momento, con cualquier luz o recuerdo. En el fondo de lo que parece una contemplación superficial de la ciudad subyace un trasfondo mucho más enigmático y también biográfico. La artista trata de plasmar sus vivencias. «Traslado al papel lo que para mí es la ciudad, cómo la vivo y la siento para hacerla más habitable. La ciudad es un portento de emociones. Gijón es una ciudad muy sana, fea, pero sana, que permite caminar sus calles y eso ayuda a reflexionar. Puede resultar incluso terapéutica».

En definitiva es, para Pepa Pardo, la ciudad de acogida desde que en 1968 dejara su Santo Domingo natal después de la dictadura de Trujillo y la posterior y «nefasta invasión americana». De aquellos recuerdos y temores de infancia, creó Pepa su ‘Moca ciudad marmórea’, una instalación que pudo verse en la galería Cornión y que fue becada por AlNorte en 2002.

Entonces empleó la investigadora, responsable también de los talleres infantiles de los museos Jovellanos y Piñole de AlNorte, envoltorios de magdalena para conseguir una ciudad «ligera e ingrávida, sin cimentación ni técnicas de engarce». Ahora son filtros de ‘Melita’ y rollos de máquina registradora los que sirven a la creadora para confeccionar su peculiar imagen de la villa en la que vive. «La antigua Ciudad Trujillo y Gijón no tienen nada que ver, pero hay lugares en los que siento la vibración del pasado. Por ejemplo, cuando bajo caminando desde el Cerro de Santa Catalina en dirección al Museo Jovellanos. Quizás sea la cercanía del mar, pero ahí hay un punto que me traslada a la bajada que yo hacía de niña desde la fortaleza de Santa Bárbara hacia mi casa».
Trabaja imbuida de recuerdos, pero obsesionada con captar el presente, el instante que también anheló Cezanne. El libro recoge un conjunto de estas últimas experiencias bajo el título ‘Gijón sin gafas: dibujos y anotaciones’.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD