C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

23

Sept.

2007


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio

MARTÍN CHIRINO. ESCULTOR
«Lejos de convenciones o confesiones,
siempre me apasiona lo solemne»
El escultor presentará una exposición el próximo viernes en la Capilla de la Trinidad del Museo Barjola, con una importante selección de esculturas y obra gráfica

- El Museo Barjola acogerá su primera individual en Asturias
El próximo viernes, como anunció EL COMERCIO el pasado domingo, el Museo Juan Barjola de Gijón presentará la gran exposición individual de Martín Chirino que el artista canario ha venido preparando desde diciembre pasado, cuando dirigió un taller de escultura en la Semana de Arte AlNorte’06 invitado por este periódico.

La muestra, patrocinada por la Consejería de Cultura del Principado, recorre los registros de este maestro internacional, uno de los artífices de la revolución del arte español en los años cincuenta y sesenta. El artista fue desde 1983 a 1990 Presidente del Círculo de Bellas Artes de Madrid, y de 1989 a 2002 impulsor y director del Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), en Las Palmas de Gran Canaria. Ha sido galardonado, entre otros, con el Premio Nacional de Artes Plásticas, la Medalla de Oro a las Bellas Artes y el Premio Nacional de Escultura. El año pasado, el Museo-Nacional Centro de Arte Reina Sofía y la Fundación Azcona presentaron la primera parte del catálogo razonado de su carrera.

Chirino nos recibe nuevamente en su casa-taller de Chinchón, en Madrid, mientras ultima los detalles de esta exposición gijonesa y de su participación en dos importantes colectivas que se inauguran el miércoles en el ‘Hay Festival’ de Segovia. Las reflexiones del maestro, que a sus ochenta y dos años es el escultor activo más importante del panorama español, desvelan su sorprendente energía vital.

–El año pasado explicaba que siempre ha vivido entre el misterio y el peligro. Pese a los éxitos logrados, ¿podemos decir que Martín Chirino es aún un artista rebelde?
–Sigo trabajando sin tregua, porque supone una necesidad vital. Como te decía durante aquellos días, el arte para mí es una incógnita, un misterio que me mantiene vivo. En esta temporada hemos presentado nuevas exposiciones y esculturas públicas, pero esa encrucijada no hace más que volver a rebelarme constantemente. Creo que tengo la obligación de ser un rebelde, incluso, pueda ser un radical en muchos sentidos.

–Esta exposición gijonesa, en el singular entorno de la Capilla de la Trinidad. ¿Es un reto?
–Yo diría que la exposición de Gijón será una muestra mítica en de mi carrera, porque incluye piezas fundamentales que, desvelan las claves de mi obra. Por eso hemos querido seleccionar trabajos que hablan del mito del mundo a través de otros mitos, símbolos y emociones como la espiral, la luz, la sombra...donde se recogen distintas lecturas.
Impulso vital

–Esos propósitos y algunos recursos formales de las piezas, ¿guardan cierto sentido religioso?
–Desde que visité el espacio el día que clausuramos el taller de AlNorte comprendí que exponer en la Capilla de la Trinidad implica un profundo sentido religioso para el artista. Lejos de convenciones o confesiones, siempre me apasiona lo solemne. Entiendo que la solemnidad debería ser la justificación de muchas cosas en este mundo actual, de graves contradicciones, donde los medios audiovisuales y las modas veneran la energía juvenil pero desprecian la sabiduría y la veteranía. Esa solemnidad, ese sentido místico, para mí son imprescindibles.

–‘Arbol de luz y sombra (homenaje a Manuel Padorno)’, ¿tiene una simbología íntima?
–Habla de la luz como impulso vital y la sombra como algo que me proyecta hacia el conocimiento, que me limita pero me obliga a investigar enriqueciéndome como artista y persona. Padorno escribió un poema maravilloso sobre la luz que había visto de madrugada, en la playa de las Canteras. Yo quise interpretar ese proceso intelectual añadiéndole también la ‘sombra’, ese extraño sentimiento que acontece al vivir y que nos obliga a conocer y ser más tolerantes.

–Una virtud que siempre defiende ¿Le obsesiona la tolerancia?
–Es fundamental. Siempre he querido ser un ciudadano, pero no un partisano. La tolerancia es una virtud necesaria, que nos permite vivir en libertad y nos obliga a entendernos unos a otros. Por eso creo que tengo y he tenido siempre buenos amigos. Perder un amigo es uno de los mayores desastres posibles.

–¿Cuál es el secreto que guardan ‘Mi patria es una roca’?
–La roca es un símbolo al que también me aferro, el sentimiento de aquello que me sostiene. Para los canarios, es la añoranza de las islas. Cuando diseñé estas piezas para la exposición del año pasado en la Catedral de Burgos, quise que el símbolo de la roca se fundiese con otro símbolo, la cruz, asumida como una cosmogonia. Un símbolo de algo que nos atormenta, que no podemos evitar pero que jamás debemos olvidar. Como la roca, como el recuerdo de la patria, como el amor a esa tierra en que naces.

–¿Y la ‘Suite Florencia’?
–Cuando realicé estos grabados pretendía traducir el desenvolvimiento básico de una espiral. Pero son también un homenaje a esa levedad que intento transmitir en las grandes esculturas. El título viene de esa gama marrón rojiza que siempre me han inspirado las visitas a la bella ciudad italiana.

–Su exposición coincidirá con la de los alumnos del taller que dirigió el año pasado en la VI Semana Nacional de Arte Contemporáneo AlNorte’06. ¿Satisfecho?

–Es una gran noticia. Todos los talleres me obligan a exponerme y comunicar, pero éste fue excepcional. Algunos artistas tenían cierta madurez personal en su propio proceso, profundizaron en sus conocimientos y los compartieron. Desarrollaron piezas muy potentes, es una gran buena idea recuperarlas ahora. Juan Manuel Bonet, en el texto que editaremos ahora en este catálogo del Museo Barjola, recuerda con cariño la charla de clausura que ofrecimos en el Palacio Revillagigedo, en el curso de la Universidad de Oviedo. Fue una noche muy especial para todos. Me alegra mucho que esa exposición colectiva de Candás coincida con la mía.

–Chirino pasa temporadas en Tapia, pero ¿qué le ha parecido Gijón?

–Me parece una ciudad muy atractiva, que va ganándote poco a poco y demuestra su carácter cosmopolita y libre. Me ha gustado su dinámica, sus paseos...y sobre todo me llamó la atención el ritmo de vida que tiene, con un refinamiento extraño y asombroso. Me siento bien aquí.
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD