C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

6

Dic.

2007

Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


AlNorte abre su sexta aventura con
la misión de «dar movimiento» al arte
La inauguración del certamen se celebró ayer bajo la mirada de las obras que Chirino trajo al Barjola tras su presencia en la edición de 2006. Las salas Espacio Líquido y Cornión, de Gijón, y Dasto, de Oviedo, acogen junto al museo las exposiciones de los becarios de esta nueva edición

Galería de imágenes de la inauguración



P. Merayo. Gijón
Dos ciudades, cuatro lugares, cinco artistas y cuatro maneras de afrontar la creación observando el mundo, describiendo su naturaleza, sus luces, límites y sueños de transformación. A partir del lunes serán un lugar, un artista y una ciudad más. Y todos serán AlNorte. De momento, la Semana Nacional de Arte Contemporáneo de EL COMERCIO, que ayer inauguraba oficialmente su sexta edición, se hace protagonista en las salas Cornión, Espacio Líquido y el Museo Barjola, de Gijón, además de en la galería Dasto, de Oviedo. Allí abrían ayer umbrales y expectativas las primeras propuestas de los primeros invitados de AlNorte 07, los creadores Silvia Lerín, Cristina Ferrández, Lara+Coto (o lo que es lo mismo Santiago Lara y Beatriz Coto) y Carmen González, ganadores este año de las becas de arte de EL COMERCIO, junto con Eduardo Guerra, el artista que convocará al público en el Centro Municipal de Exposiciones, de Avilés, a partir del lunes.
Todos se reunían pasadas las ocho de la noche en el Barjola, tras recorrer, en una especie de peregrinación inaugural, los diferentes espacios expositivos de Oviedo y Gijón. Observados por las contundentes enseñanzas escultóricas de Martín Chirino, todavía presencia impecable en el templo de la calle Trinidad, los becarios de este año, a los que se sumaron otros con la huella de haberlo sido en ediciones anteriores, dieron cuenta con cada apertura, en cada sala, de la intención de esta Semana de Arte, que, según el director de este rotativo, Íñigo Noriega, «ya no es sólo una semana, sino mucho más». La estancia del mismo Chirino, invitado del Barjola, como consecuencia de su paso por AlNorte 2006, prueba esa sentencia. Como lo hace también la actual exposición en el Museo Antón de Candás que reúne obras nacidas el año pasado, en el taller dirigido por el artista canario.

Pero AlNorte es sobre todo, asegura Noriega, un intento logrado de «promover y poner en marcha un movimiento que aliente el arte contemporáneo», algo que desde esta cita anual se impulsa «encendiendo varias mechas que ya empiezan a prender y a tener sus efectos».
Y entre esos efectos están, por ejemplo, las buenas consecuencias de las becas de arte, que han abierto ya muchos caminos a sus ganadores, algo que «nos alegra enormemente», asegura Noriega, y que «seguimos con toda satisfacción». Al igual que se intenta «seguir la propagación de las ondas de Chirino», como una enseñanza saludable y benefactora que enriquezca individualmente, pero también colectivamente.

En este sentido se pronunció Justo Vilabrille, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Gijón, uno de los patrocinadores de AlNorte, con la Universidad de Oviedo, el Puerto de Gijón, Hidroeléctrica del Cantábrico, el Ayuntamiento de Avilés, Cajastur, el Gobierno regional y la Fundación Laboral de la Construcción. Para el representante municipal las actividades que promueve la Semana de Arte de EL COMERCIO enriquecen la vida cultural de la ciudad y de Asturias. Recordó Vilabrille, tras elogiar las «espléndidas exposiciones de AlNorte», que las administraciones públicas pueden sostener una parte de la cultura, pero no toda.

Tres ciudades
Suman los creadores becados en sus inquietudes y en el despliegue de sus proyectos las tres principales ciudades de Asturias, que ya fueron sede de AlNorte el año pasado. Pero la Semana de Arte, que se prolongará hasta el día 15 de diciembre, crece, como queda dicho, por todos sus costados con el aumento de espacios colaboradores y también de profesionales participando. Este evento anual «sigue manteniendo la calidad y el compromiso como ejes discursivos», asegura su máximo responsable, el crítico de arte Ángel Antonio Rodríguez, que ayer recordó que «son ya 27 las becas de arte concedidas». Rodríguez ha confeccionado para esta nueva edición un programa de conferencias, actividades, debates y talleres de artista –entre los que destaca el de Alfonso Albacete– y un curso de la Universidad de Oviedo. Para saborear estas experiencias y escuchar las propuestas de los especialistas invitados habrá que esperar hasta el lunes. No así para contemplar los trabajos de los becarios de AlNorte que hablan desde sus distintos lenguajes de la condición humana.

Bosque interior
Para dar por inauguradas las cuatro exposiciones, ayer se estableció un recorrido en Gijón que dio comienzo en la sala de arte Espacio Líquido. Allí, cerca del mar, presentó su trabajo el dúo asturiano de Gijón Lara+Coto, que narra desde su proyecto ‘Bosque interior’ «una metáfora de la visión de un hombre contemporáneo nuevo en potencia», en sus propias palabras.
A través de dibujos, «de trazo directo y sencillo», animados en una videocreación digital, que es proyectada sobre la pared de la galería, Santiago y Beatriz se implican en «la actualidad mundial, con tintes sociales, antropológicos, filosóficos y sobre todo con sentido de lo humano como denominador común».

El auto y la consciencia
La galería librería Cornión, que le tocó en suerte a Cristina Ferrández, fue la segunda parada. Allí muestra esta joven artista su proyecto, ‘El auto y la consciencia’, que trata también el tema del hombre, al que quiere «reconciliar con el territorio devastado».

Su obra, mitad fotográfica, mitad cerámica, se nutre del lenguaje de la instalación para hablar del momento «en que el arte», según su propia voz, «vuelva a tomar conciencia de su significado y a cobrar sentido el hecho de sacudir conciencias».

Ferrández intenta este ejercicio de voluntad con una serie de fotografías realizadas sobre ‘performances’ anteriores, volcadas en la naturaleza, con cuerpos humanos que «dentro del nido enfatizan la intención de humildad ante el paisaje» y varios cuencos cerámicos cargados de agua.

La mujer medusa
La también asturiana (de Trubia) Carmen González llevó su reflexión sobre las miradas y «el mito de la medusa como monstruo femenino que petrifica a quien se encuentra ante sus ojos» al tercer escenario gijonés, el Museo Barjola. En su buhardilla se hizo anoche parada definitiva, cerrando con la apertura de ‘La fragilidad de la medusa’ –el trabajo de Carmen González– el recorrido inaugural.

La instalación de esta artista reclama a «una mujer, medusa, perforada y silueteada, y cuyas perforaciones han sido provocadas por haces de hilos que provienen de las pupilas de unos ojos externos, distribuidos en el espacio de su entorno», explica la joven artista.

Fuera del cuadro
Y mientras en Gijón se iban sucediendo las aperturas en Cornión, Barjola y Espacio Líquido, en Oviedo la presencia de AlNorte se traduce en ‘Los límites de la luz’, la propuesta de la artista valenciana Silvia Lerín, única que acude al encuentro nacional con una colección de pinturas, en las que indaga, en otras fronteras, las del propio cuadro.

Quiere Silvia hablar desde sus telas del espacio que las rodea, «de la luz que envuelve nuestras vidas, del mar, el cielo y el aire». Con sus cuadros presenta en la galería Dasto un mural que denomina ‘Removible’, y con él describe su intención de salirse del cuadro..

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD