C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

21.noviembre.2009


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


Pablo Iglesias, de cine


«Te espero sentado cerca de lo que más quieres, aguardando mi momento, al acecho. No llores. No te hablo de venganza, es amor. Vago moribundo por este mundo al que llamáis cordura y tarde o temprano nos encontraremos. Será el génesis, el principio de los tiempos». A algunos seguidores de Pablo Iglesias (Oviedo, 1974) les sonarán estas palabras. Son un breve fragmento de la instalación que presentó en la primavera de 2008 en la retrospectiva 'Arte AlNorte' del Centro Cultural Cajastur Palacio Revillagigedo. Hoy, ese 'vagar moribundo' que da paso al principio de los tiempos es la esencia de sus proyectos, siempre inteligentes y rodeados de enigmas.

Su nueva exposición se abrió ayer en la sala El Arte de lo Imposible, frente a los Cines Centro, dentro de la programación paralela al 47 Festival Internacional de Cine de Gijón. La muestra se titula 'Mamá calva seguro que fracasa' y, al margen de este enigmático texto, supone una buena ocasión para acercarse a la ecléctica obra de Pablo Iglesias, que emplea fotografías, dibujos y pinturas inspiradas en el cine. No es, en absoluto, una recopilación de películas; tan sólo motivos de inspiración más o menos directos, salvo 'Alien. El octavo pasajero' que, como es uno de sus fetiches, forma parte de un gran 'collage' para rendir homenaje al monstruo treinta años después de su primera aparición en las pantallas.

Su propia figura, vestido de James Bond con una Súper 8 en la mano, algunos fotogramas de 'El club de la lucha' o la vieja imagen de 'Blow Up' con David Hemmings sentado sobre la sensual Vanessa Redgrave, sirven a Pablo Iglesias para desarrollar una irónica historia que continúa proponiendo un viaje al lado oscuro del ser humano, un ejercicio de divulgación de la propia desconfianza, analizando la 'psique' humana, como había hecho en 2005 en el Museo Barjola cuando obtuvo una beca de AlNorte. Son metáforas visuales protagonizadas por personajes ajenos, o por clones de sí mismo, dispuestos para que nos cuestionemos toda idea preconcebida sobre la enfermedad, la vida, la muerte o el desencanto. Hay una mirada cada vez más sólida fluyendo bajo estas instalaciones multiformes y sarcásticas de Pablo Iglesias. Y no intenten preguntarle qué significa el título de esta exposición («¿Cosas de niños?». «¿Algún trauma?»). Él sonríe, pero no contesta.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD