C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN AL NORTE

20.diciembre.2009


Al Norte

Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio



Hacia donde apuntan las brújulas
Tras su paso por AlNorte, el profesor y crítico
Fernando Castro analiza las impresiones y contenidos


Convergencias. Los participantes en el último taller de AlNorte cerraron la última jornada de la VIII Semana Nacional de Arte con su intensidad habitual. :: JORGE PETEIRO

Aunque surgía la posibilidad de ejecutar con versión karaoke una crónica casi inconfesable, finalmente resultó una solución más oportuna. Literalmente, de mantel. Abordo la frenética descripción de algo que comenzó antes de tiempo. La octava edición de AlNorte tenía que asumir la precariedad, y la perspectiva tenía que ser decidida implicando la intención, nada más y nada menos, de hacer de la necesidad virtud. En lugar de escurrir el bulto o impostar el gesto y la pose, lo 'heroico' se materializó al imponer una serie de acciones tan lúdicas como lúcidas.

Desde los jóvenes artistas y becarios hasta un pintor como Luis Fega se ha impuesto un tono de colaboración extraordinario y, por supuesto, una búsqueda de la respuesta, la escucha y el diálogo. En Gijón, con un frío siberiano, ascendiendo en plena noche al Elogio del Horizonte, Domingo Sánchez Blanco, rendía homenaje a su padre difunto con oricios y corbatas, y también con besos, siempre con Ángel Antonio Rodríguez marcando los tiempos y dirigiendo sin batuta.

Desde principios del otoño gripal no dejábamos de captar voluntades para trabajar en común teniendo como telón de fondo el concepto de convergencia cultural desarrollado por Henry Jenkins, el catedrático de Mediología Comparada del MIT de Bostón. Nada impide que artistas, teóricos, poetas, filósofos o dj´s compartan un blog o una mesa con chipirones prodigiosos. Incluso escribir una memoria de lo acontecido puede ser llamado 'performance'. En realidad, como Barthes dijera, sólo necesitamos un poco de saber y una pizca de sabor. Cuando los 'oficialistas' imponen una suerte de darwinismo de la cibernética (la metafísica de la era atómica, según Heidegger) la tropa dispara, al decir de David Sánchez Usanos, ráfagas al azar. Alguna bala puede dar en el blanco. La culpa trágica es un error resultado de una errancia. No hay placer sin deseo y, en bastantes ocasiones, el exceso es la sombra del rigor. Los replicantes de Blade Runner vieron cosas que nosotros no podíamos soñar, pero tampoco los autómatas tienen nuestras pesadillas abismales y deseos viscerales. El fuego y las brasas, por retomar imágenes cercanas a Bernardí Roig, camina con nosotros en un anhelo del otro, de la escucha. A fin de cuentas AlNorte tiene por brújula una pasión: estar juntos. Torres García dijo «mi norte es el sur». Seguro que imaginaba que al norte hay algo excepcional, raro y necesario.

Nos gustaría pensar que no hemos caído en un fetichismo de lo 'digital' o en un hechizo de la tecnología. Cuando hablamos de medios estamos pensando en el lugar de la comunicación como algo que implica, más que nada, el 'deseo del otro'. La materia del arte, no es el bronce, la piedra, el acero o el óleo, sino las obsesiones y las pasiones que imponen su formalización más exigente. Tan contemporáneo es un artista con cuatro tablas como aquel otro que utiliza sofisticados dispositivos cibernéticos. Más allá de una descomunalidad sin público (o, por emplear jerga anglosajona, sin 'feedback') AlNorte ha planteado la necesidad de interacción, aprendizaje o exposición de experiencias. Los talleres responden a la necesitad de realizar puestas en común que pueden ser, sencillamente, 'tormentas de ideas', para buscar el hilo de lo que está pasando. Tengo, no exagero, una gran admiración por el trabajo coherente y generoso que ha desarrollado, desde el principio, Ángel Antonio Rodríguez. No es fácil montar un proyecto de esta envergadura haciendo coincidir la iniciativa privada con ciertos posicionamientos institucionales. Y hacerlo sin sectarismos, con una mirada plural, persiguiendo un beneficio cultural que evite una atmósfera de frustración.

La estética relacional parece a veces únicamente una reunión de amigos, situación construida en la que un grupo come, habla o baila. Eso no es poca cosa. 'Estar juntos' no es compartir un espacio. El taller aportó toda clase de cosas, no había guiones ni pretensiones académicas. Eso no evita una cierta 'didáctica', pero siempre ajena a la que supone levantar una institución sobre cada instinto.

En la cultura contemporánea no se trata del acceso global que en ocasiones puede implicar una destrucción de los procesos locales o una amplificación de la nada, sino de una toma de posición que haga que los procesos no sean verticales y descendentes, pura imposición política o dogmatismo estético de pacotilla. Aquella vieja fórmula del 'ut pictura poiesis' (como la pintura así la poesía) nos obliga a pensar la relación entre las artes y, ojalá, conseguir que no se pierda ese resto misterioso de las obras de arte. Magia cotidiana como la que planteara André Breton, actos amistosos que componen una zona, dejan la huella de una intensidad y marcan el trayecto, como siempre hicieron las brújulas.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  


  

© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD