C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN ALNORTE


12-diciembre -2010


Al Norte
Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


Ballester y su mirada, con rumbo AlNorte
El Premio Nacional de Fotografía 2010 dirigirá uno de los talleres para creadores de la Semana de Arte de EL COMERCIO

ÁNGEL ANTONIO RODRÍGUEZ

Ballester en plena faena, que parece más propia de un pintor que de un fotógrafo. :: IÑAKI MARTÍNEZ / NEWSPHOTOPRESS

Sus penetrantes ojos se concentarán la próxima semana en las miradas de 25 artistas asturianos que estarán pendientes de sus explicaciones en el taller que dirigirá durante la novena edición de ALNorte, la Semana de Arte Contemporáneo que organiza EL COMERCIO. Es José Manuel Ballester (Madrid, 1960), pintor y fotógrafo con una amplia trayectoria profesional avalada hace apenas un mes por el Ministerio de Cultura con la concesión del Premio Nacional de Fotografía 2010.

Antes de ese galardón Ballester ya obtuvo otros que patentan su calidad individual. Por eso lleva tiempo trabajando en Asturias sobre un proyecto internacional en torno a Óscar Niemeyer, de la mano de la Fundación María Cristina Masaveu, una de las instituciones patrocinadoras de AlNorte. En Avilés, en la Escuela Superior de Arte, comenzará el próximo miércoles su curso, titulado 'Lo pictórico en la fotografía actual', y el jueves por la tarde ofrecerá una ponencia abierta al público en el Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón. Su objetivo es claro: establecer diálogos entre la tradición y la renovación, compartiendo experiencias y avanzando en el desarrollo de posible estrategias que, en su obra reciente, tienen como invitada de lujo a la arquitectura contemporánea.

No es un artista de 'arquitecturas' pero la mayoría de sus obras analizan estancias, pasadizos, zonas de paso, detalles y fachadas quesuele presentar durante en su fase de construcción. Acaba de recibir el Premio Nacional de Fotografía y es el invitado de lujo de AlNorte 2010, la IX Semana Nacional de Arte Contemporáneo de Asturias.

Como avanzábamos en estas páginas hace unos días, la Fundación María Cristina Masaveu Peterson ha servido de puente para la invitación de EL COMERCIO con vistas al taller de AlNorte, donde estará del 15 al 17 de diciembre. El Premio Nacional de Fotografía no es el primer galardón que obtiene Ballester. Licenciado en Bellas Artes en 1984 por la Universidad Complutense, su carrera se inició en la pintura, interesado especialmente en las técnicas de las escuelas italiana y flamenca de los siglos XV al XVIII. A partir de 1990 compagina pintura y fotografía y ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Grabado (1999), el Premio de Pintura Francisco de Goya (2008) y el Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid (2008), que está preparando una gran retrospectiva del artista ('De la realidad a la abstracción) para la primavera de 2011, coincidiendo con PhotoEspaña. De sus últimas exposiciones destacan 'Lugares de paso' (La Gallera, Valencia, 2003), 'Setting out' (Galería Charles Cowles, Nueva York, 2003), 'Habitación 523' (Museo Nacional-Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, 2005), 'China' (Central Academy of Fine Arts, Pekin, 2007), 'Espacios para la música' (Galería Pascal Vanhoecke, París, 2008) o 'Fervor de Metrópoli' (Pinacoteca de Sao Paulo, 2010). 'Niemeyer dentro de Niemeyer', una selección de trabajos realizados a partir de una selección de edificios del arquitecto en Sao paulo , Brasilia, Río de janeiro y Avilés. y continúo con la serie 'Espacios ocultos', una selección muy escogida de obras maestras del repertorio clásico sobre las que estoy interviniendo mediante la eliminación de todo rastro que tenga que ver con la acción y principalmente con la presencia humana.

-El miércoles comienza su taller 'Lo pictórico en la fotografía actual', en Avilés, dentro del programa de AlNorte 2010. ¿qué le gustaría conseguir con ese diálogo con los alumnos?
-A partir de un primer encuentro con los alumnos espero reflexionar acerca de los posibles mecanismos que debemos tener en cuenta para establecer un método de trabajo ajustado a los nuevos parámetros que el mundo digital ofrece y exige en estos momentos. Me interesa mucho la idea de poder trasmitir ciertos aspectos propios del lenguaje plástico al mundo de la fotografía actual.

-Como profesor, marcará algunas pautas en sus alumnos. Supongo que su trayectoria personal también tendría referencias muy importantes.
-Claro. En estos años he encontrado muchos estímulos a través de artistas y momentos históricos concretos. Es una larga lista donde entran artistas muy diferentes entre sí pero que, de una forma o de otra, me han influenciado o interesado. Desde El Bosco hasta Bacon, desde Antonio Beato y Steichen a la reciente Escuela de Fotografía Alemana, he disfrutado y aprendido de todos ellos.

-La pintura contemporánea pasa periódicamente por momentos difíciles, pero parece que siempre los supera. ¿Cómo ve el panorama de la disciplina?
-Creo que hoy donde más puede aportar la pintura es precisamente al ámbito del lenguaje fotográfico, ya que este va a necesitar utilizar mecanismos muy propios de la labor de un pintor. Por eso, aquellos fotógrafos que dispongan de una formación adicional como pintores serán los que más rendimiento pueden obtener en un futuro inmediato. Como va todo tan de prisa solo me atrevo a hablar de 'futuro inmediato'.

-¿Cree que estas 'hibridaciones' entre disciplinas son imprescindibles en el arte actual?
-Es que, en el fondo, creo que siempre han existido, aunque en algunas ocasiones se haya hecho más evidente que en otras. El arte siempre se desarrolla en facetas múltiples.

-Cuando Ballester inició su carrera, España vivía un momento bastante dulce para el arte contemporáneo ¿En qué han cambiado las cosas desde entonces?
-Ha cambiado el papel del artista. El escenario exige del artista nuevos retos. Su relación con el entorno es la que está cambiando, y obligando a que tengamos que someternos a nuevas reflexiones en cuanto a la naturaleza y la finalidad de nuestro trabajo.

-¿Dónde está la clave de sus intensas relaciones con la arquitectura contemporánea?
-La arquitectura es uno de los temas que con mayor frecuencia he tratado, simplemente porque es el escenario ideal, el mejor laboratorio para que el ser humano puede retratarse y reflejar sus virtudes y sus carencias.

-¿Cómo valora los proyectos que ha sacado adelante en los últimos años?
-Lo que me ha tenido más ocupado ha sido el proyecto titulado 'Espacios ocultos', una selección de obras maestras del repertorio clásico europeo. Sobre estas obras he intervenido eliminando toda señal de acción, dejando únicamente visible el escenario, el fondo de las distintas pinturas. De esta acción surgen nuevos aspectos y lecturas, una forma de conectar con el pasado desde una nueva posición.

-Uno de los arquitectos que más le ha interesado es Óscar Niemeyer. ¿por qué?
-El encuentro con Niemeyer nació a partir de la invitación por parte de mi galerista de Brasil para abordar un proyecto muy ambicioso, la realización de un recorrido por la ciudad de Sao Paulo a partir del primer ejemplo de modernidad quefue la casa modernista de Warchavchik ,de 1928. Un trabajo que compartí con Juan Manuel Bonet, el mejor guía que podía tener ya que es un gran conocedor de la cultura brasileña. En ese recorrido se produjo el inevitable encuentro con Niemeyer, que acabaría siendo el leitmotiv de todo el trabajo no sólo en Sao Paulo, sino también en Río de Janeiro y en Brasilia.

-Y ahora está desarrollando en Avilés un proyecto internacional sobre Niemeyer...
-La idea es presentar a Niemeyer dentro de Niemeyer, es decir, en su propio escenario, como contenedor de su propia obra. El proyecto recogerá una selección de trabajos sobre las obras más emblemáticas y representativas del arquitecto, de Brasilia, Río y Sao Paulo, hasta llegar a Avilés como uno de sus trabajos más recientes, que condensa su arquitectura.

-Recibir el Premio Nacional de Fotografía ha sido para José Manuel Ballester (y de paso, para AlNorte) un importante impulso. ¿lo esperaba? ¿qué supone para su trayectoria futura?
-Todo reconocimiento siempre es bienvenido. Siempre he procurado hacer lo mejor posible mi trabajo y con cada reconocimiento aumenta mi compromiso y estimula mi dedicación en aquellos proyectos en los que estoy inmerso.en cuanto a las repercusiones me resulta difícil valorar en qué medida me puede influir, si bien, haré todo lo posible para que me ayude a seguir y mejorar día a día en mi labor diaria y me permita seguir investigando.

-¿Cuáles son, hoy por hoy, las claves de su trabajo? ¿qué objetivos se plantea a corto plazo?
-La necesidad de seguir aprendiendo creo que es una de las características más importantes que me ha acompañado en mi camino. En cuanto a mis objetivos me resulta difícil precisar pero lo importante es mantener la ilusión cada mañana cuando me dirijo a mi estudio o comienzo un nuevo viaje.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  




© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD