C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN ALNORTE


14-diciembre -2010


Al Norte
Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


DAVID BARRO. EDITOR Y CRÍTICO DE ARTE
«Cada vez hay menos espacio
para la disidencia»

Es uno de los teóricos más dinámicos del panorama nacional y esta tarde hablará de los nuevos proyectos de arte contemporáneo

ÁNGEL A. RODRÍGUEZ

David Barro participa esta tarde en AlNorte, a las 20 horas. :: E. C.

En los últimos años ha sido uno de los más destacados críticos del panorama nacional . Director artístico del proyecto 'Look Up! Natural Porto Art Show', en Portugal, ydel Festival Internacional de Acción Artística Sostenible SOS 4.8. que se celebrará en Murcia (España) en 2011, David Barro (Ferrol, 1974) es editor de Dardo y comisario y crítico de arte de 'El Cultural'. Esta tarde ofrece una ponencia abierta con el título 'Just do it. Proyectos de arte contemporáneo con o sin dinero'. Será en el Antiguo Instituto.

-En su ponencia planteará encuentros con pocos medios pero muchas ilusiones....
-Creo que en esto del arte contemporáneo hay que estar continuamente reinventándose. Estamos muy acostumbrados a la subvención fácil, y a hacerlo todo con dinero público.

-Hagamos una síntesis.

-Hablaré de la necesidad de repensar determinados aspectos de la gestión artística que deben ser reformulados, una vez que algunos modelos se quedan obsoletos y no hay recursos económicos. En momentos así solo es posible encarar la gestión cultural a partir de criterios de responsabilidad y sostenibilidad, de cara a optimizar recursos.

-¿Qué peso tienen las instituciones y qué responsabilidad los agentes artísticos?

-Es evidente que no son momentos para derrochar. Y ese condicionante puede ser positivo si nos obliga a pensar y mejorar las cosas. Es necesario generar y proyectar un pensamiento global para desarrollar una actuación local. Nuestra labor como comisarios o gestores debe ir más allá de colgar unas obras en una pared y recitar un discurso; debemos plantear mayor exigencia social, económica y medioambiental. Ser más flexibles y menos crípticos y, sin buscar crear productos generalistas, trabajar para llegar a otros públicos y articular diálogos más naturales.

-¿Qué propone?
-En nuestra urgencia nos olvidamos de los logros pasados. Inauguramos museos con mucho dinero, pero no estudiamos cómo hacer de ese edificio un lugar vivo. Nos olvidamos de que los espacios tienen que tener programación y mantenimiento. Resulta habitual encontrar infraestructuras abandonadas. Esos abandonos se convierten en oportunidades cuando consiguen reconvertirse al ocio turístico, cultural u otros usos mientras otras infraestructuras continúan degradándose por su falta de uso. Por ejemplo, el proyecto artístico actual más dinámico de Portugal nació de la idea de recuperar un palacio abandonado y, con muy poco dinero, se ha conseguido desarrollar allí una programación internacional de primer orden. En ese sentido, el nombre no deja de ser curioso: 'Carpe Diem'...

-¿La crítica de arte es positiva o negativa para esos objetivos?
-La crítica de arte está siendo demasiado blanda, al servicio de los medios de comunicación. Pero cada vez hay menos espacio para el cuestionamiento, para la disidencia, en definitiva, para la opinión.

-Mañana presentamos el Instituto de Arte Contemporáneo. ¿qué podemos esperar de estos impulsos?
-Todo lo que sea unir a un sector tan disperso y falto de organización conjunta es positivo. Me siento orgulloso de haber formado parte de la junta directiva provisional de profesionales que fundó el IAC y de la primera junta directiva oficial. En las primeras reuniones hubo detractores que temían que lo que se estaba formando fuese un 'lobby' cerrado, pero se demostró que no. Hoy el IAC es un instrumento de trabajo vital que ha logrado activar la lógica común.

-Si pudiese quitar o añadir algo del arte actual...

-Quitaría mucha prepotencia y muchos aires de grandeza intelectual, añadiendo más trabajo y compañerismo. También eliminaría ciertos complejos que nos llevan a pensar que lo de fuera es mejor. Eso evidencia una ignorancia sobre la periferia.

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  




© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD