3
C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN ALNORTE


17-diciembre -2010


Al Norte
Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


De los «espacios vacíos» a los «ocultos»
El Premio Nacional de Fotografía y de Grabado abrió sus «cuadernos de viaje» para describir su fascinación por todo cuanto le rodea



En la Escuela Superior de Arte se debatió sobre intrusismo. :: MARIETA

PACHÉ MERAYO

Primero soltó los versos de Loa Tse que definen la sensualidad de los espacios y sobre ellos José Manuel Ballester, Premio Nacional de Fotografía (2010) y de Grabado (1999), fue volcando algunas de sus mejores fotografías. Unas y otras fueron descripción pura, por un lado, de un amor apasionado por las líneas arquitectónicas y, por otro, de la búsqueda imparable de la abstracción en los lindes de la realidad.

Para empezar su travesía ante un aforo de artistas, amantes del arte y gestores de los espacios dedicados a la creación, el invitado de AlNorte, donde imparte el taller principal, puso ante la mirada una de sus primeras fotos. Uno de los paisajes que enfocó nada más acabar Bellas Artes, «influenciado», aseguraba ayer, por el neorromanticismo alemán» al que dedicó pleitesía durante sus comienzos. Después José Manuel Ballester abandonó los paisajes desolados que le ofrecía la naturaleza y se llevó su mirada a la urbe, convirtiendo su cámara en la tinta de un diario de viajes, cuyos capítulos cuentan el mundo. Al 'leerlo' ayer hizo precisamente eso, contar el mundo, narrar la miscelania de las ciudades que ha visitado, a través de sus arquitecturas exteriores.

Pero en su vida y en su obra hay mucho de edificación interior. Así el fotógrafo, formado como pintor, como recordó en su presentación el director de la Semana de Arte Contemporáneo de Asturias que promueve EL COMERCIO, Ángel Antonio Rodríguez, se adentró en una serie de museos y centros de exposiciones, exhibiendo sus rincones, lejos del contexto general, y también el esplendor de sus estructuras globales. En ese camino hizo varias paradas en «las sinuosas curvas» de los proyectos de Oscar Niemeyer al que, por cierto, dedica su último proyecto ('Niemeyer dentro de Niemeyer') encargado por la Fundación María Cristina Masaveu Peterson.

Mostró, a través de sus fotografías, la «China de varias velocidades», en la que se abrazan tradición y modernidad; el Brasil más seductor o la metamorfosis de un museo de Ámsterdan al que sigue la pista, desde la ruina a la reforma que continúa. Con esos lugares describió los espacios vacíos, que despidió con un montaje fotográfico de un árbol a la vera del río amarillo, al que la tecnología regaló un andamio «para denunciar la naturaleza herida».

Tras él se adentraba Ballester en los «espacios ocultos». Aquellos en que, con el photoshop como herramienta, hace aflorar de entre los clásicos de la pintura escenarios escondidos. Para lograrlo vacía de elementos narrativos algunos de los cuadros más famosos de la historia y quitados de la tela no sólo cambia el discurso, sino que varía el tiempo. «Al extraer de una pintura sus habitantes logras un paisaje que pudiera haber sido pintado varios siglos después», dijo poniendo varios ejemplos que concluyeron con una reflexión: «Abstracción y realidad viajan por separados, pero yo estoy empeñado en demostrar que van juntos».

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  




© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD