3
C a n a l     d e      A r t e
Volver a la portada

.
 • ASTURIAS PLÁSTICA
  Agenda artística
  Análisis exposiciones
  Obra abierta

.
 • ENLACES
  Museos
  Galerias
  Colecciones
 • OPINIONES
  Buzón
  Tu opinas sobre...

.
EXPOSICIÓN VIRTUAL
El Comercio
 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  
 • ACTUALIDAD EN ALNORTE


18-diciembre -2010


Al Norte
Semana Nacional de Arte Contemporáneo

Volver al inicio


La realidad del arte
Los alumnos del curso crean una galería dedicada a la arquitectura de Niemeyer manipulada por las nuevas tecnologías fotográficas

PACHÉ MERAYO

Carlos Suárez. Fotografía el exterior coronado por las chimeneas.

El pintor pone, quita, retoca, mutila. Con su pincel da cuerpo a los impulsos que el ojo envía a la mente y ésta a la mano. Con ese convencimiento se enfrenta José Manuel Ballester a su obra fotográfica. Es su bandera y con ella enarbolada abrió cuatro días atrás el taller de AlNorte, que con la noche ya cerrada sobre Avilés concluía ayer, habiendo logrado que cada uno de sus alumnos aplicara esa máxima de libertad creadora a sus instantáneas fotográficas. A su servicio puso el Premio Nacional de Fotografía de este año todo un arsenal técnico. Herramientas de doble filo para alguno, que se debatía entre la necesidad de documentar fielmente la realidad y la belleza que se logra cuando esa realidad se deja acariciar por las nuevas tecnologías. Y lo hacía mientras Ballester corregía una noche o buscaba una perspectiva «mejor» a la torre del edificio Niemeyer. Y es que el famoso fotógrafo busca ante todo la pureza formal. Quiere testificar la verdad, pero no le hace reverencias más que a la belleza. ¿Te molesta esta escalera? ¿Saturamos un poco este rojo? le preguntaba el maestro a David Mieres, con las manos en el photoshop apuntando su obra, una de las muchas nacidas tras una intensa visita al Centro Niemeyer con sus cámaras clavadas a la mirada. De la visita nació una bella serie, cuyas piezas pasaron todas por el tamiz de la voluntad creadora, una vez atrapadas sus formas en las suertes de un ordenador.

Pero no todos sabían bien si manipular o mantener lo fotografiado, la imagen tal cual traspasó el objetivo, y ante las preguntas de Ballester, alguno se dejaba hacer: «Yo no digo nada estoy aprendiendo», contestaba uno de los jóvenes, uno de los 16 que integraban el taller, en el que todos hicieron buen acopio de nuevas técnicas. Los alumnos (de segundo y tercero) de la Escuela Superior de Arte del Principado, que hacían la mitad del aforo, por ser efectivamente aprendices, «con muchas ganas de saber más de lo que nos ofrece el siglo XXI». El resto, fotógrafos con varias décadas de afición a sus espaldas, por ser en su mayoría poco amigos de las nuevas tecnologías, que se abrieron ante ellos como un mundo lleno de sorpresas. Nicolás de las Heras, uno de los mayores, quedó fascinado por las herramientas tecnológicas que se ponían abiertamente a su servicio y trató sus fotos para que el resultado fuera más bello, más acorde con la realidad que quiere ser parte del arte. Como Teresa Monforte, que no se pierde un taller de AlNorte, y en éste, además de fotografiar las curvas sugerentes del edificio del arquitecto brasileño, puso su ojos sobre un cableado, aún visible tras la inauguración, pero no por buscar defectos a la construcción «sino por hallar puntos de conexión con el exterior».

 
Envía esta noticia por e-mail a un amigo  




© EL COMERCIO Digital C/ Diario El Comercio,1 - 33207 GIJÓN (Asturias)
Teléfono: 985 17 98 00.   Fax: 985 34 22 26


Publicidad:
publidigital@elcomercio-sa.es

Publicación digital controlada por OJD