ENTREVISTES
19 d' Febreru de 2010

IVÁN CUEVAS POETA

«La lliteratura debe adaptase al momentu»

ENRIQUE CARBALLEIRA

Iván Cuevas entra nel mundu de la edición poética col so primer llibru. / E. C.

L’autor xixonés Iván Cuevas entra nel mundu de la edición poética col so primer llibru, ‘Cácabos d’adoquín’ (Suburbia Ediciones). Dempués de facer una mini xira per Asturies, presentando esti volume, falamos con él sobre esti trabayu y sobre’l so significáu. ‘Cácabos d’adoquín’ ye poesía urbano, reflexón a pie de cai sobre’l poder de la poesía, sobre les lluches y los enfotos nos que’l poema s’implica y sobre les zunes y los ídolos de barru llevantaos pola sociedá post-industrial.

–¿Qué siente cola presentación d’esti primer poemariu?

–Home, diba mentir si dixera que nun siento alegría y una miga d’orguyu. L’interés de Suburbia Ediciones pol llibru mostróme que podía haber xente fuera del mio ámbitu interesao na lliteratura producida por min. Y eso, al final, supongo que ye un poco l’oxetivu de la escritura: llegar a la xente.

–¿Foi esa una primer razón pa entamar a escribir? Fálenos un poco de la so trayeutoria...

–Nun creo qu’haya muncho que dicir. Comencé, y sigo, como llector, que ye la posición más agradable y provechosa de la lliteratura. Publiqué dalguna cosa en revistes y periódicos, y la ciudá nel branu, un conxuntu de poemas, na colección atrés, que publicaba de manera llibre y gratuíta fueyes A3 de poesía ilustrao. Y agora, esto.

–‘Cácabos d’adoquín’ ye poesía urbano, ¿un paisaxe obligáu pa esti llibru?

–Pura lóxica. La mio propia biografía nun me permitía falar de tuñes, paniceiros o idargues, nin siquier de perendis. Nací y viví na ciudá, y l’aldea yera namá’l llugar onde pasábemos quince díes en veranu. Entós, diba ser falso construir una visión mítica y lliteraria de lo rural, amás d’una concesión a una corriente lliteraria que nun comparto.

–¿Cree que ye importante que la poesía y los xéneros lliterarios en xeneral s’afiten nos nuevos tiempos, a esta época que vivimos y na que los cambios tienen llugar a velocidá de vértigu?

–Cuido que la lliteratura, como fechu social, debe adaptase al so momentu históricu. Ello nun diz, si qu’así, que toa adaptación tenga que ser asimilación. La lliteratura pue remontase escontra los nuevos tiempos, resistise o lluchar contra ellos. Pero nun creo que sía una salida la postura de l’avestruz. La fuxida de la realidá social al final nun ye más que una complicidá cola so perpetuación.

–El llibru recupera a los axentes colectivos como materia poético...

–De la que yo escribía’l testu lo colectivo yera una preocupación constante. Interesábame esplorar les maneres posibles de poder ser, nes pallabres de Neruda, «dalgo más que yo mesmu ».

–¿Tan perdiendo fuercia les reivindicaciones, más o menos utópiques, que taben tan presentes fai 40 o 50 años?

–Como tolos productos sociales, les reivindicaciones deben mudar col tiempu, de la que muden tamién les estructures sociales y económiques. Si quedáremos hai 40 o 50 años, taríemos abandonando les idees y falando yá d’ideoloxíes. El problema nun ye tanto que pierdan fuercia aquelles reivindicaciones, sinón que lo que pierde fuercia ye la propia idea de la reivindicación. Por veces parez que’l máximu esfuerciu que ta dispuesta a facer muncha xente por una causa ye sumase a un grupu nel facebook.

–¿Cuála ye la so relación cola llingua asturiana?

–Mio padre y mio madre son emigraos llioneses, y en casa la llingua yera l’español. Pero ello nun diz que nun tuviera contactu col asturiano. Primero porque en Xixón sigue tando presente na cai, más de lo que se cree mesmo dientro l’asturianismu. Y depués porque en casa tovía quedaben restos, cuando menos léxicos, de les pallabres asturllioneses d’acullá los montes. Y dicíemos ‘güeverear’ pa ‘caciplar’ o ‘rodea’ pa ‘rodillu’. A partir d’ehí, l’usu del asturllionés foi principalmente una cuestión de militancia, porque anque haya quien defienda la so despolitización, l’usu l’asturianu sigue requiriendo una posición política previa, desque nos usos públicos lo non marcao n’Asturies continúa siendo lo español.

Autocrítica

–Falábamos enantes de reivindicaciones, ¿qué-y paez la de la llingua?

–Como dixe, pierde fuercia cualquier reivindicación. Nel casu de lo llingüístico podemos suma-y que quiciabes nun evolucionó munchu nestos últimos 30 años. La autocrítica foi mínima y l’asturianismu foi convirtiéndose, pali que pali, nuna ideoloxía cerrada onde la disidencia ye traición y onde la reflexión queda namás en pallabres d’orde baleres.

–A lo meyor nun habría que quedase namás que na oficialidá y tratar de dir más allá...

–Precisamente: el movimientu quedó estancáu doblemente cola palabra d’orde de la oficialidá. Primero a nivel internu, porque convirtió una reivindicación, necesaria, na piedra filosofal, cuando hai más coses que reclamar, mesmo antes, y cuando una oficialidá a la valenciana, o más restrictiva, nun diba salvar en nenguna manera la llingua. Y depués esternamente, porque a un nivel políticu pensóse que bastaba con que la población tuviere a favor de la oficialidá, ensin decatase de que los más d’ellos podíen anteponer otres prioridaes y, poro, rechazando venceyar la llucha pol asturiano a otres cuestiones. –¿Dalgún trabayu enriba la mesa?
–Agora toi escribiendo poco, pero tampoco creo qu’haya que tener priesa por rematar les coses. Quiero más quedar conforme con elles, anque tarden. Tengo la idea d’un poemariu que muestre a les clares como se va construyendo, pero tovía nun ye más qu’una idea.