ENTREVISTES 9 de mayu de 2005


BERTA PIÑAN. ESCRITORA
«Nunca nun hubo una lliteratura n’asturianu como la d’agora»
EL COMERCIO va cuntar dende’l mes qu’entra cola firma de l’autora más nomada de les lletres asturianes na


FRANCISCO ALVAREZ / XIXON


EL SO CAMIN
- Orixe: nació en Cañu (Cangues d’Onís), en 1963.

- Formación: ye llicenciada en Filoloxía Hispánica pola Universidá d’Uviéu y profesora d’institutu n’escedencia. Reside en Madrid dende va dos años.

- Obres: ‘Noches de incendio’ (Trea, 2005) ye una antoloxía billingüe que recueye poemes de los cuatros llibros publicaos n’asturianu pola autora canguesa: ‘Al abellu les besties’ (1986), ‘Vida privada’ (1991), ‘Temporada de pesca’ (1998) y ‘Un mes’ (2002). ‘La tierra entero’ (1996) ta consideráu ún de los meyores llibros de cuentos en llingua asturiana y foi tornáu en 1998 al castellanu. ‘Notes de sociollingüística asturiana’ (1991) ye un ensayu curtiu alrodiu de la situación del idioma y ‘Tres sieglos construyendo la igualdá’ (2003), un llibrín divulgativu sobre’l feminismu pa xente mozo. Col relatu ‘Luna, lulina’ (1996) averóse a la lliteratura infantil’. Fundó con Xuan Bello y Antón García la revista ‘Adréi’.

- Premios: llogró’l Premiu de Poesía de l’Academia de la Llingua en 1985 por ‘Al abellu les besties’, el Teodoro Cuesta de poesía en 1991 por ‘Vida privada’ y el Trabe de narración en 1995 por ‘La tierra entero’.


Nació nuna aldea qu’abriga menos de mediu centenar d’habitantes, pero vive nuna ciudá de cinco millones d’humanos. Los sos versos tán censaos nuna llingua escaecida, pero la so poesía tien yá reconocimientu en tola península. Berta Piñán, que participó estos díes nos actos de la Selmana de les Lletres Asturianes, va incorporase en xunu como articulista lliteraria a la seición Alitar Asturies d’EL COMERCIO, formando grupu con Ana Vanessa Gutiérrez, Pablo Antón Marín Estrada y Xuan Bello.

–¿Cómo vio y cómo vivió la Selmana de les Lletres Asturianes?
–Noté un cambiu sustancial na celebración d’esta edición respecto a les anteriores. Hubo muncha participación de los escritores, que n’otres ocasiones apaecíemos de forma más tanxencial, y muncha implicación, en particular de los poetes. Anque lo más significativo fue’l siguimientu mediáticu, más ampliu y xenerosu.

–La Selmana hermanó poetes de tres xeneraciones distintes. ¿Hai cantera pa siguir picando versos?
–Sí, ye importante esa xeneración de relevu que se va afitando y yá da resultaos y bones obres. Estos díes punxímonos delantre del nuesu propiu espeyu y comprobamos que tenemos una poesía más que presentable. Y eso nun ye productu de la casualidá, sinon del trabayu de munchos años.

–Luis García Montero diz que la poesía asturiana ye de les meyores d’España. ¿Comparte esi xuiciu?
–Sí, dende fuera d’Asturies hai un sentimientu xeneral de sorpresa, pola cantidá y pola calidá de poesía que xeneramos. Equí ta constituyéndose un nucleu importante de la poesía española.

–¿Pue dicise que los meyores escritores n’asturianu de tolos tiempos son los que tán vivos?
–Ye verdá. Hai datos de la Unesco que falen del retrocesu de falantes d’asturianu, pero nunca nun hubo una lliteratura nin una conciencia llingüística como la que tenemos agora. Otra cosa ye que, por error de perspectiva, llevamos venti años diciendo que la oficialidá del asturianu yá ta al llegar. Ye un camín llargu qu’hai que dir andando pasu ente pasu.

–Otra novedá de la Selmana foi la descentralización xeográfica de los actos. ¿Funciona la fórmula?
–Yo tuve nel recital de Cangues d’Onís y dempués en los grandes d’Uviéu. Esta descentralización de los actos funcionó bien.
–Axuntar mediu millar de persones nun recital poéticu nel Auditoriu d’Uviéu ye un fechu hestóricu.
–Fue inaudito atropar quinientes persones nun recital poéticu, lo mesmo que la escena de los diputaos y diputaes de tolos partíos políticos recitando n’asturianu na Xunta Xeneral del Principáu.

–Ayudó la presencia de Seamus Heaney. ¿Qué imaxe-y queda a usté del Premiu Nobel irlandés?
–Heaney ye ún de los poetes contemporáneos que más tien influío na mio obra de diez años pacá. Pa mi yera importante y emocionante conocelu. Ye un poeta que nun me decepcionó en términos personales nin ideolóxicos. Asumió perfectamente’l papel que venía a desarrollar a Asturies y, ensin grandilocuencia, estos díes fizo una gran defensa de la llingua y de la lliteratura asturianes.
L’avance del idioma

–¿Ve avances na normalización social de la llingua?
–Lo que más me preocupa ye la pérdida progresiva de falantes, porque remontar esa situación ye mui complicao si nos fixamos n’otres esperiencies, salvo la del hebréu nel estáu d’Israel. Sicasí, yá llogramos llevar un llibru n’asturianu a toles cases d’Asturies y eso yera impensable pa la primer xeneración del Surdimientu. Y la xente de la cai yá nun tien pa nada’l mesmu discursu qu’había va quince años. Pue haber indiferencia, pero rompióse la barrera del rechazu, que quedó arrequexáu en sectores ultramontanos. Si miramos na perspectiva de trescientos años, lo que s’avanzó nos últimos trenta foi munchísimo.

–‘Noches de incendio’ ye una antoloxía n’asturianu y castellanu. ¿Demuestra que les dos llingües puen convivir con normalidá?
–Creo que nunca nun tuvimos un reparu a que se traduza la nuesa obra al castellanu, porque nun hai otra posibilidá pa dar pasu a otru públicu más allá d’Asturies.

–La llectura pública de los sos versos pol presidente del Principáu y pol Príncipe d’Asturies convirtióla nuna autora mediática. ¿En qué midida-y afectó?
–(Rises). Una nun sabe nunca per ónde s’enreden les coses. Fue prestoso pola repercusión mediática y porque aumentó la venta de llibros, sigún me dixo l’editor Antón García, que me cuntó, como anécdota, que llegó una paisanina a la so llibrería pidiendo ‘un par de llibros d’ésos de los versos del Príncipe’. Estes coses tán bien y hai qu’agradeceles, pero llevamos venti años escribiendo y publicando.
Otra xeneración

–¿Qué o quién-y gusta de la poesía actual n’asturianu?
–Toi mui unida a los mios compañeros de xeneración, pero gústame tamién la siguiente xeneración que, ensin ser rupturista, ta aportando un tonu más desenfadao, porque los temes son los mesmos en tolos tiempos.
–El conceutu de la señaldá convirtióse cuasi nuna ferramienta de trabayu pa la poesía asturiana.
–Sí, nel llombu de la nuesa xeneración cayó demasiada trescedencia. La nueva xeneración aporta un tonu más normalizáu.

–¿La narrativa n’asturianu ta a l’altura de la poesía?
–Ye un camín que tovía hai qu’acabar de recorrer, anque cuntamos con xente como Xandru Fernández, que va ganando muncho en posu y técnica narrativa. Y hai noveles de pesu d’otros autores, como Antón García, Xulio Arbesú o Pablo Antón Marín Estrada