A los héroes de verdad

EL COMERCIO quiere rendir homenaje a los asturianos que han demostrado su capacidad de sacrificio durante un estado de alarma sin precedentes y que ahora afrontan un nuevo horizonte para la región



El diario EL COMERCIO ha decidido dedicar esta publicación a los asturianos, que han demostrado su capacidad de sacrificio para luchar contra la pandemia durante un estado de alarma sin precedentes y que ahora afrontan el esfuerzo de recuperar el pulso de la región golpeada, como toda España, por una dura crisis económica.

Las crónicas de esta crisis han recogido muchos nombres que merecen ser destacados, pero sobre todo, ha existido también un gran protagonista colectivo, una sociedad que se ha negado a rendirse en circunstancias muy adversas, y que ha sabido resistir dando lo mejor de sí misma.

Una gesta colectiva que se ha fundamentado en héroes individuales, personas anónimas (y en algunos casos también hasta ahora quizás infravaloradas) cuyos nombres y sobre todo sus acciones se han situado en el primer plano de la actualidad y del combate frente al COVID-19.

En la mayor parte de los casos los hemos conocido cubiertos por una mascarilla, en imágenes en las que sus acciones les convertían en involuntarios protagonistas. En los hospitales, en las tiendas, en el trabajo para garantizar la seguridad, para asegurar los servicios, para garantizar nuestras necesidades básicas, mantener el pulso vital de una economía en unas circunstancias muy adversas.

Durante los últimos meses, hemos contado su esfuerzo titánico, sus dificultades, también sus logros. Hemos relatado su papel esencial para la sociedad asturiana. Por eso también hemos querido descubrirlos simbólicamente, retirar simbólicamente la mascarilla del anonimato para situarlos en el plano en el que merecen estar, con el fin de reconocer su indispensable labor.

Su imagen nos recuerda nuestros logros frente a la pandemia, los valores que nos han inspirado y también nos sirve de referente para afrontar las dificultades venideras. En su ejemplo podemos encontrar la fuerza para afrontar el extraordinario desafío que aún tenemos por delante.

Con ellos, junto a estos asturianos, se sitúa EL COMERCIO, y nuestro compromiso de continuar contando cada día la realidad de nuestra región. De lo sucedido y de lo que está por venir. Por seguir acompañando a los asturianos en su camino, cada minuto en nuestra edición digital, cada día en el kiosco y en todos los lugares (hostelería, bibliotecas, centros educativos…) donde el diario cumple su papel esencial de garantizar el derecho a la información.

El diario, que durante esta crisis ha visto reafirmado su papel fundamental frente a la desinformación, la manipulación y los bulos de todo tipo, mantiene su compromiso de contar de manera independiente y honesta la realidad de una región que tiene motivos para sentirse orgullosa de la de la implicación y la solidaridad de sus ciudadanos.

A ellos, que han depositado su confianza en nosotros durante esta crisis, les rendimos un homenaje que lleva implícito la reafirmación de nuestro compromiso en defensa de sus intereses por encima de cualquier otra cuestión. Por y para ellos escribimos cada día.

LOS HITOS DEL ESTADO DE ALARMA EN EL PRINCIPADO

14 de marzo
Se decreta el estado de alarma, tras 120 fallecimientos y 4.200 contagios.

17 de marzo
El Ejército desinfecta hospitales, residencias, calles y lugares públicos.

19 de marzo
El Principado reorganiza la sanidad y se instala un hospital de campaña.

22 de marzo
Surgen el ‘Vermutín’ en Gijón y otras iniciativas en la región para animar el confinamiento de los ciudadanos. Además, todos los días, aplausos de agradecimiento.

23 de marzo
Un ovetense, primer paciente que recibe el alta UCI. Asturias suma diez muertes.

26 de marzo
Los trabajadores de la residencia de Langreo se confinan con los ancianos.

29 de marzo
Se multiplican por cuatro las muertes en el Principado en solo una semana.

30 de marzo
La Universidad de Oviedo decide finalizar el curso de forma telemática.

2 de abril
La curva de contagios baja en Asturias en la jornada en que el país supera las 10.000 muertes.

3 de abril
Desalojada por primera vez una residencia en Asturias, el geriátrico de Mallecina, en Salas.

4 de abril
El recinto de la Feria de Muestras de Gijón acoge un hospital en uno de sus pabellones con 144 camas.

5 de abril
Los asturianos celebran la Semana Santa desde los balcones.

9 de abril
Jornada negra en el Principado, con once muertes por coronavirus.

13 de abril
Parte de la industria y la construcción de la región recuperan la actividad.

16 de abril
Fallece el escritor Luis Sepúlveda, primer paciente ingresado en la UCI en Asturias.

23 de abril
La avalancha de ERTE en empresas y la de peticiones de ayuda de los autónomos desborda las previsiones más pesimistas.

26 de abril
Los niños vuelven a salir a la calle.

28 de abril
La desescalada del país se hará por fases.

30 abril
Las salidas se reparten en tres horarios, para separar niños, adultos y mayores.

4 de mayo
Los comercios arrancan a medio gas.

5 de mayo
Asturias suma 84.000 parados y 60.000 afectados por un ERTE.

8 de mayo
Asturias accede a la fase 1. Libertad de circulación para actividades comerciales, practicar deporte o reunirse.

11 de mayo
El sector comercial recobra el pulso y las pocas terrazas que abren se llenan.

18 de mayo
El uso de la mascarilla será obligatorio en vías públicas y espacios cerrados.

25 de mayo
Asturias entra en la fase 2. Colas en los centros comerciales. Se abren las playas para el baño y tomar el sol.

29 de mayo
La EBAU se hará en pabellones deportivos y en grandes sedes de la región.

31 de mayo
Pedro Sánchez cede a Asturias el control de la desescalada desde la fase 3.

2 de junio
Asturias pide pasar de fase, pese a un rebrote en Gijón y Oviedo, en la que no se podrán hacer viajes entre regiones.

3 de junio
Premio Príncesa de Asturias al «heroico sacrificio» de los sanitarios españoles





ES PARA VOSOTROS

EL COMERCIO homenajea a la sociedad asturiana que ha demostrado su capacidad de sacrificio para luchar contra la pandemia y superar un duro confinamiento