LA GRETA ESA

Miguel Rojo




7-avientu-2019

Y lo de la Greta esa tu cómo lo ves?

-Yo a ella veóla repunantuca, como si tuviera ganes de mexar y nun pudiera, ¿sabes lo que te digo? Como cuando vamos tu yo perhí y tenemos que metenos detrás un matu a chalo porque si non reventamos.

–Pero la guaja esa paez que los tien bien puestos, ¿eh? Mira la que ta amañando. Ye como una reina vikinga en plan taponín.

–A mi paezme más bien la virxen de Lurdes, qué quies que te diga. Too Dios alrior d’ella faciendo-y venies. Hasta l’alcalde de Vigo quería llevala a la ciudá pa que viera lo guapa que va quedar cola iluminación de Navidá.

–Quedrás dicir el marafundiu perres que va gastar, por nun falar de la contaminación qu’eso va xenerar pa tanta bombiella. ¡Hai que ser grandón! A la Greta diben ponese-y los güeyos entovía más birolos si lo viera.

–¿Pero qué coño quier esa guaja? ¿Qué ye, que tamién- y molesten les lluces de Navidá? Meyor taba estudiando y dexando de tocar los güevos.

–¡Coño! Ye polo del cambiu climáticu. ¿Tu nun ves cómo ta ‘l tiempu?, que nun hai Dios que lo entienda. Equí, n’Asturies, dientro poco vamos tar como en Benidorm.

–¿Cómo ye, ho? ¿Qué me quies dicir? Que vamos tener sol a fartar, playuqui y nueches de folixa poles desguaces en manguines de camisa col xersé al llombu en plan Arturo Fernández… ¿Ye eso lo del cambiu climáticu?

–Si lo quies ver asina.

–¿Onde hai que dir apuntase?

–¡Serás pollín! ¡Cómo debió quedar de descansada la to má cuando te traxo al mundu!

Ente otres coses va fundise’l xelu los polos y el nivel del mar subirá y tapará munches costes.

–¡Bah! Nun me preocupa. Esi problema tendránlo los cazurros. Equí vamos sobraos de montañes. A ver si l’agua sube hasta l’Urriellu.

–¿Tu viste munches pomaraes por Benidorm?

–¿Y eso que tien que ver?

–¿D’onde vien la sidra, fatu?

–¡Hostia! Haber entamáu perhí. Rediós, entós esto ye más grave de lo que yo pensaba. ¿Ensin sidra qué seríemos tu y yo? Nada. Mexu gochu.

–Ya te lo dicía yo, que nun ye broma, anque pa munchos de los que se aconceyen estos díes en Madrid na ‘Cumbre del Cambiu Climáticu’ too esto nun valga más que pa pegase unes cuantes fartures, facer turismu y tornar pa casa más contentos que Dios colos discursinos que dieron. Too papel moyáu, ya verás.

–Tas poniéndome de los nervios ¿Chamos un culín, por si acaso?